martes, 27 de abril de 2010

Haizea,el sueño prohibido



Buscábamos perdernos,alejarnos de todo y de todos.Llevábamos escaso equipaje,pero toneladas de deseo y cariño.Sonrientes íbamos en el coche por aquella remota carretera de los picos de Europa.Al fin un fin de semana para nosotros, ella para mi y yo para ella.
Haizea era una chica tremendamente sensual,capaz de sacar de mi cabeza un mar de sugerencias.Cariñosa y dulcemente tierna.Llegamos a la casita que habíamos alquilado para pasar el fin de semana.Nos instalamos sin prisa,teníamos tiempo por delante para dejar de sufrir la tortura que era mantener nuestras bocas separadas.Cenamos ligeramente,y de la mano nos fuimos a la sala.
Una botella de vino suave,dos copas y sentados en el suelo encima de un montón de cojines,nos pusimos a hablar delante de la chimenea.Hablabamos sabiendo que nuestros ojos brillaban al mirarnos.Poco a poco nos fuimos recostando el uno sobre el otro.Sentía la piel de su brazo rozarse con el mio y aquello era suficiente para algo se moviese en mi estomago.
Bajamos el tono de la conversacion.Nuestros labios estaban a pocos centímetros,no dejábamos de mirarnos.Nos callamos.Los segundos pasaban despacio,la chispa a punto de saltar.Nos besamos timidamente,nuestros ojos se cerraron.El tacto de sus labios hizo que mis sentidos se rindieran a ella.Los besos y las miradas crecieron en intensidad.Se sentó contra mi,apoyando su espalda contra mi pecho,yo le abrazada cariñosamente.Le retire el cabello y comencé a besarle la nuca,levante sus brazos acariciándolos y le quite la camiseta.Mi pecho ardía al sentir la piel de su espalda,acaricie sus hombros,y las yemas de mis dedos pasaban por sus pechos y fugazmente rozaba su sexo.Mi boca recorría su cuello.
Me aparte y la tumbe en el suelo,ya no había ropa,solo nuestra piel a la luz del fuego.Apoye mis manos y rodillas en el suelo y me puse encima de ella sin tocarla.Nos mirábamos a los ojos,su mirada me hablaba.Le bese en la frente,en la sien,en las mejillas,en la boca,en la barbilla.Agarre sus manos y puse sus brazos en cruz,acariciaba sus muñecas y la parte interior de sus brazos,baje mi pecho hasta rozarlo con el suyo.Cogí una copa y llene su ombligo de vino,bebí de el hasta la ultima gota.Gotitas de vino salpicaron sus pechos y su vientre,con lentitud las fui bebiendo una a una.Doble sus piernas,y derrame desde su rodilla un pequeño hilo de vino en dirección a su sexo,que mis labios seguían su recorrido por sus muslos.Mi boca comenzo a recorrer todo su cuerpo,desde la frente hasta la punta de sus pies.Bebía de sus pechos,mis manos tocaban como plumas su cintura hasta la axila,mientras poco a poco iba absorbiendo con mi boca toda su piel,bajaba desde el cuello hasta su vientre,lamia alrededor de su ombligo,pasaba de una ingle a otra,mis labios se deslizaban por dentro de sus muslos,ella se agitaba cada vez mas.Doble sus rodillas y por dentro de sus piernas mi boca llego a su sexo,con las manos muy despacio abri sus labios,mi lengua buscaba algo allí,lo encontró y suavemente lo rozaba,ella comenzo a jadear,su humedad me volvía loco.Le di la vuelta y le puse boca abajo,acaricie su espalda,metí mis dedos en su cabello,mordisquee y bese sus nalgas por todas partes,masajee todo su cuerpo por detrás,pasaba mis manos por sus muslos hasta llegar a su sexo.Se giro se puso debajo,nos miramos ansiosos el uno del otro.Agarre su barbilla y le bese comiendo sus labios y su lengua.Levantaba mi cadera y rozaba mi sexo con el suyo,ella me rodeaba con las piernas y me apretaba.
-Te necesito dentro,muy dentro-me dijo.
Sentí toda su calidez interior,aquello ardía.Sin movernos,nos miramos,suspirabamos ante cualquier pequeño movimiento,disfrutabamos del momento.Poco a poco nuestras caderas empezaron a agitarse,ella pedía mas y aceleraba el ritmo,mi sexo se deslizaba dentro de ella.Yo empujaba fuerte agarrando sus nalgas.Ella se levanto y se sentó a horcajadas encima de mi.Me deslize entre sus piernas y mi boca bebía de su húmedo sexo,ella sentada movía sus caderas y apretaba mi cabeza para que no parase de lamer.Se fue hacia atrás,disfrutaba frotando su sexo contra mi pecho,sentía su calor y su humedad por mi torso.Buscaba algo,y volví a entrar dentro de ella.Me levante y la abracé con fuerza,nos movíamos,nos agitábamos cada vez mas violentamente,hasta que al fin,algo estalla en nuestro interior,nos apretamos con todas nuestras fuerzas.
Pasada la tensión,todavía con la respiracion entrecortada,nos miramos,nos besamos suavemente,nos abrazamos.Permanecimos abrazados mucho tiempo,sin mover un músculo.El fuego de la chimenea era ya tenue,desnudos y de la mano,como habíamos llegado,nos fuimos a la cama.Piel a piel,nos dormimos.
Todavía siento el sabor de sus labios y su aliento.Todavía siento su piel pegada a la mía.Todavía siento su mirada clavada en mis ojos.Todavía sueño con ella.Ha sido un sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario